Tendencias en la industria minera para 2020

toro-tendencias-industria-minera-2020

Empieza un nuevo año, 2020, y como no puede ser de otra forma queremos hacer en el blog un repaso a las principales tendencias que vamos a encontrarnos en la industria minera. ¿Qué podemos esperar de un sector en continuo movimiento? Digamos que hay tres pilares clave. Por un lado, habrá más diversidad e inclusión. Por otro, el impacto social también será mayor. Y finalmente habrá una mejora en el uso de recursos naturales como el agua y la energía.

Estamos inmersos en la conocida como cuarta etapa de la revolución industrial, donde tiene una especial cabida la revolución digital. En este aspecto, se espera que la industria minera continúe profundizando en la digitalización, como ya comentamos en un artículo publicado en el blog. Pero además, se esperan cambios en materias de sostenibilidad y responsabilidad social.

Nos referimos, sobre todo, a que se mantengan diálogos abiertos con las comunidades donde hay proyectos mineros y a que se aprovechen mejor los recursos. También la inclusión empresarial en este sector repleto de desafíos y retos. Gracias a estas tendencias, las empresas mineras deben generar valor de futuro y preparase para un mercado hostil.

Nuevas estrategias mineras: comunidades y grupos objetivos

Las minas pueden generar rechazo si la comunicación no es buena. Una de las tendencias consiste en pasar de un esquema de producción a otro de participación. Informar y explicar el proceso minero a las comunidades en las que hay una mina en funcionamiento. Estrategias corporativas que tengan en cuenta las licencias sociales para operar, riesgos geográficos y los vecinos de la zona.

Digitalización

Utilizar las herramientas digitales será fundamental para el sector minero en 2020. Continuar con los procesos de automatización. Un claro ejemplo es OptiMine, un conjunto de herramientas digitales que analizan y optimizan la producción y los procesos mineros. La idea es integrar todos los datos en una única fuente de información. Datos que se pueden consultar tanto en tiempo real como de manera predictiva.

Otro ejemplo es el uso de los rayos X y la modelización en tres dimensiones para conocer la composición de una roca. Con herramientas como X-Mine, empleada en el yacimiento sueco de Lovisagruvan (Kista), se ahorra tiempo y costes en el análisis de minerales. Y también destaca el uso de robots, como el del proyecto europeo UNEXMIN, capaces de explorar recintos mineros abandonados en el fondo marinos y decidir si es viable la posible apertura de la mina.

Gestión de riesgos

Trabajar en la gestión de situaciones de riesgo tendrá vital importancia en la nueva industria minera. Las empresas deben estar preparadas para enfrentarse a problemas como el aumento de los aranceles y las sanciones, guerras comerciales, amenazas cibernéticas o regímenes de impuestos.

Nuevos minerales y su demanda

El sector de los vehículos eléctricos está creciendo a pasos agigantados. Y es un sector relacionado estrechamente con la minería, ya que para la fabricación de los coches y sus baterías es necesario contar con minerales como el cobalto, el cobre, el niobio y el litio. 

Latinoamérica es una región muy rica en estos minerales, sobre todo en niobio y litio. Brasil posee casi el 90 por ciento de las reservas mundiales de niobio. Un mineral que se utiliza para hacer el acero más fuerte y ligero y que puede transformar la historia de la automoción y la industria aeroespacial. En cuanto al litio, Chile y Argentina se disputan el liderazgo mundial junto a Australia.

Transformación laboral

Finalmente, aunque no menos importante, la industria minera está avanzando de forma paulatina hacia una transformación laboral. El talento sigue siendo necesario, pero cambia su enfoque. La digitalización a la que está sometida el sector implica personal minero que destaque gracias a un nuevo conjunto de habilidades. Además, la industria requiere un cambio general masivo en los próximos años.

 

Post Your Thoughts