Los mineros y el origen de su día

21204_foto-santa-barbara-moderna_thumb_718

¡Qué sería de la minería sin los mineros! Por eso hay que protegerlos por todos los medios posibles. Desde las medidas de seguridad propias de una minería del siglo XXI hasta un poco de ayuda divina, que nunca viene mal. Y precisamente de eso vamos a hablar. Hoy es 4 de diciembre, Santa Bárbara y el Día Internacional del Minero.

En realidad, la festividad es compartida con otros gremios relacionados con el uso de explosivos. Santa Barbara es la patrona de todo lo que tenga que ver con hacer saltar algo por los aires. ¿Y cómo se llega a tal honor? Santa Bárbara era hija de Dióscoro, un severo predicador del paganismo contrario a la idea que la Iglesia Cristiana tenía de Jesús. Su hija decidió rebelarse contra él introduciéndose al cristianismo y entregándose a la Santa Trinidad. Mal gesto para el padre.

Dióscolo decidió entonces encerrar a la joven que consiguió escapar hasta ser apresada de nuevo por su padre que, como castigo, la torturó y terminó por decapitarla en la cima de una montaña. Nada más cometer el asesinato, Dióscoro fue alcanzado y fulminado por un rayo que acabó con su vida allí mismo.

Es el rayo el que establece el vínculo entre las profesiones relacionadas con el uso de explosivos y Santa Bárbara, que es patrona de la pólvora y la artillería entre otras cosas explosivas.  Y por ello en estas profesiones se encomienda la salvaguarda de sus trabajadores a la mártir. Su nombre en el santoral es el 4 de diciembre, y en este día se reconoce la labor de estos profesionales, incluidos los mineros.

La historia no nos viene nada mal, ya que TORO nació para realizar trabajos en Latinoamérica, donde se cree que tiene origen la elección del día. De hecho, Argentina es uno de los países que más se vuelcan en esta tradición, celebrándola frecuentemente con la apertura de nuevas grutas o explotaciones que suelen llevar el nombre de la patrona.

 

 

Post Your Thoughts