Los cinco minerales metálicos más valiosos del planeta

toro-minerales-caros

¿Cuántos tipos de minerales conoces? ¿Cincuenta? ¿Un centenar? ¿Quizá mil? Hay más de cinco mil trescientas especies de minerales conocidas y de ellas, algo más de cinco mil han sido aprobadas por la Asociación Internacional de Mineralogía (International Mineralogical Association – IMA). Además, cada año se descubren nuevos minerales, entre cinco y ochenta por temporada. En TORO Mining queremos hacer un repaso por el mundo de los minerales, centrando la atención en los que tienen mayor valor económico. ¿Nos acompañas?

Antes de  meternos de lleno en los minerales, ¿qué tal si los definimos? «Un mineral es un cuerpo producido por procesos de naturaleza inorgánica, con una composición química característica y una estructura cristalina, que generalmente suele presentarse en formas o contornos geométricos. Se encuentran en formas muy diversas en la naturaleza, ya que pueden ser de un solo elemento, como el azufre nativo, oro, plata, cobre, o una combinación de varios, tal es el caso de algunos compuestos químicos como el cuarzo, que está formado por silicio y oxígeno», define el Servicio Geológico Mexicano.

Los minerales se pueden dividir en muchas categorías, aunque una de las más comunes consiste en distinguir minerales metálicos y no metálicos. Estos últimos tras un tratamiento concreto se transforman en productos que, por sus propiedades físicas y/o químicas, pueden aplicarse a usos industriales y agrícolas. ¿Un ejemplo? Yodo, yeso, arcillas comunes, carbonato de calcio, cal, etcétera.

Los minerales más caros del planeta son metálicos. Estos, a su vez, se dividen en metales básicos (cobre, plomo, zinc, estaño…), ferrosos (hierro, manganeso, molibdeno, cobalto, tungsteno, titanio, cromo…), preciosos (oro, plata, platino, rodio…) y radioactivos (plutonio, uranio, radio, torio…).

 

Los cinco minerales metálicos más caros del planeta

Aunque quizá pienses en el oro como uno de los minerales metálicos más preciados, lo cierto es que varios le superan. Vamos con el listado.

  • Rodio. Desconocido para el gran público, llegó a duplicar el precio del oro. En 2019 su precio subió un treinta por ciento, cotizando en la actualidad por más de diez mil dólares por onza. Se usa en la automoción para los convertidores catalíticos de los sistemas de escape de los coches. Estos reducen las emisiones de gases tóxicos y contaminantes. Su producción anual ronda las treinta toneladas y el ochenta por ciento se extrae en minas situadas en Sudáfrica.
  • Paladio. Digamos que es el hermano pequeño del rodio. El más caro de los metales preciosos, superando al oro, la plata y el platino. Al igual que el rodio, se utiliza en la industria de la automoción como convertidor catalítico, sobre todo en coches de gasolina. La compañía minera rusa Nornickel es el principal productor mundial de paladio. Extrajo ochenta y seis toneladas métricas de metal en 2019.
  • Platino. Otro metal precioso usado en el mundo del automóvil. Como el rodio y el paladio, el platino es usado como convertidor catalítico, pero para coches diésel. A raíz de que en 2014 saliera a la luz el escándalo conocido como Dieselgate con la marca Volkswagen como gran protagonista, el platino dejó paso al paladio, que funciona mejor con la gasolina. Las tres cuartas partes de la producción mundial se concentran en Sudáfrica. Anglo American Platinum, Impala Platinum y Lomnin son las principales empresas productoras.
  • Oro. Sí, claro que no podía faltar uno de los metales por excelencia. Por todos es conocido su uso en la joyería, pero también se utiliza en electrónica y la industria aeroespacial por su durabilidad y sus propiedades conductoras. Pese a que durante muchos años Sudáfrica reinó en el mercado de la producción de oro, en nuestros días China, Australia y Rusia forman el trío de naciones que ostentan el cetro del oro mundial.
  • Iridio. Cerramos la lista con uno de los más raros. Su producción anual es de tan solo tres toneladas. Es un mineral muy denso y sumamente resistente a la corrosión, el aire, el agua y los ácidos. Se utiliza tanto para fortalecer las aleaciones a modo de aditivo como catalítico, dado su alto punto de fusión y resistencia. Es un material muy usado para la elaboración de crisoles.

Existen otros minerales muy valiosos como el diamante, el marfil, la taaffeita o la painita, por su belleza como joyas. Y también aquellos con usos importantes para diversas industrias. Por ejemplo es el caso del plutonio material radiactivo, que permite crear energía, o el tritio –un solo kilo puede costar treinta millones de dólares–, usado para la iluminación y la producción de energía limpia inagotable.

 

Post Your Thoughts