Litio, el nuevo oro blanco

toro-minas-litio

Por sus múltiples propiedades, el litio se ha convertido en uno de los elementos químicos más codiciados internacionalmente en los últimos años. Se trata de un metal liviano en auge comercial gracias a su versatilidad. Es un buen conductor del calor y la electricidad, y entre otros usos se emplea para la fabricación de baterías para teléfonos móviles y pilas. Es un material muy importante en la industria del vidrio, la cerámica y el aluminio. Resulta de gran valor en la producción de caucho sintético e incluso de medicinas para tratar síndromes depresivos, entre otras muchas posibilidades.

Desde que en la década de los noventa el litio comenzara a usarse en la fabricación de aparatos electrónicos, su valor en el mercado se ha disparado: está presente en teléfonos, tabletas, ordenadores o medios de transporte. De media, un smartphone contiene entre dos y cuatro gramos de litio. Un coche eléctrico necesita unos cuarenta y cinco kilos. Y un bus eléctrico, 240 kilos de este material. Dos décadas atrás, solo un 6 % de la demanda de litio iba destinada a usarse en baterías. En la actualidad esta cifra se ha disparado hasta el 40 %. Además, de acuerdo con la Comisión Chilena del Cobre, se espera que en los próximos años cincuenta y nueve de cada cien kilos de litio se destinen a baterías. Si bien la demanda de carbono de litio fue de 201.000 toneladas en 2016, para 2030 la consultora SignumBox calcula que alcanzará el millón de toneladas.

A la luz de todos estos datos, el hallazgo de uno de los mayores yacimientos de litio del mundo en Perú colocó al país en el centro de todas las miradas a nivel internacional. Tras las especulaciones iniciales, la compañía minera Macusani Yellowcake calcula que el yacimiento, situado en la región de Puno, podría albergar más de 40 millones de toneladas de carbono de litio. De esta forma, Perú se convertiría en el quinto país con más reservas de litio por detrás de Chile, Argentina, Australia y China. Se trata de una gran noticia para Perú, ya que esto reduciría la dependencia a la industria del cobre que tiene el país. No obstante, estos datos no podrán confirmarse hasta que no avancen las perforaciones.

Mientras tanto, la respuesta de las empresas mineras ante el hallazgo de Puno no se ha hecho esperar. Las solicitudes de concesiones mineras ante el Instituto Minero, Geológico y Metalúrgico se han disparado con respecto a años anteriores. En 2018 se rozaron las siete mil solicitudes, un 19 % más que en 2017. Este año las solicitudes ya habían crecido un 10 % respecto a 2016.

A la espera de que comience la explotación de este yacimiento, que podría darse a comienzos de los próximos años 20, las autoridades de Perú ya han anunciado que están elaborando un marco regulatorio para la explotación de litio con el apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). El valor del litio pasó de 5,85 dólares la tonelada en 2015 a un promedio de 13,72 dólares entre enero y noviembre de 2017, de acuerdo a datos de Cochilco. Un valor al alza que convierte al litio en el nuevo oro blanco.

 

Post Your Thoughts