La minería metálica sustentable

toro-mineria-mitalica-sustentable

 

Que la minería es uno de los principales motores de la economía de numerosos países en América Latina no es ningún secreto. Las inversiones en explotaciones mineras siguen creciendo, gracias en gran medida a las buenas condiciones que se ofrecen a las empresas extractivas. Las exportaciones de materias primas mineras se han duplicado –en peso– en las dos últimas décadas.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe –CEPAL–, Chile lidera la producción de cobre, Brasil es el tercero en hierro, México el mayor productor de plata y Perú está en la cabeza en la producción de plata, cobre, oro y plomo. Ya lo contamos en nuestro blog cuando hablamos de las reservas mineras de América Latina.

Estos cuatro países concentran el 85 por ciento de las exportaciones de minerales y metales a nivel mundial. Se ha ganado participación en las reservas de oro, plomo, níquel, plata y zinc, y se ha perdido en cobre, litio, hierro, estaño, bauxita y alúmina. A nivel mundial cuenta con el 61 % de las reservas de litio (Chile 48,2 % y Argentina 12,8 %).

Dentro del PIB minero, el sector metalífero tiene mucho que decir. Ofrece muchas posibilidades, aunque también algún que otro desafío. En América Latina y el Caribe las nuevas tecnologías de extracción minera son las que más afectan a los territorios debido al alto impacto en recursos tan vitales como el agua. Además, las fluctuaciones fiscales por la volatilidad de los precios de productos con bajo nivel de transformación en estos países minero-dependientes son todo un reto.

 

«Las economías de los países mineros están respaldadas por los minerales y los metales. Desde la ONU se pide una reforma de la gobernanza del sector extractivo y esta se vio impulsada con la adopción en 2015 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible»

 

¿Se puede apostar por una minería sustentable? La respuesta es clara: sí. Se debe buscar satisfacer las necesidades de las personas sin comprometer los recursos para las generaciones del futuro. El concepto sustentable se vincula con el desarrollo sostenible. Uno de los grandes desafíos es la utilización del agua en las labores de producción. Por ejemplo, hoy en día las mineras han logrado reutilizar el sesenta y seis por ciento del total de agua que usan en sus procesos.

En el añ0 2020, la Organización de Naciones Unidas ha hecho hincapié a la necesidad de que la industria extractiva de un paso más desde la licencia social para operar hasta llegar a la licencia de desarrollo sostenible para operar según su programa de medio ambiente.

Y es que las economías de los países mineros están respaldadas por los minerales y los metales. Desde la ONU se pide una reforma de la gobernanza del sector extractivo y esta se vio impulsada con la adopción en 2015 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. En ella se incluyen los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). También hay hueco para el sector extractivo, que bien gestionado puede promover la consecución de los ODS y las metas, tanto en los países interesados como en el plano mundial.

¿Qué pueden hacer los responsables tanto políticos como empresariales para llegar a una extracción minera metálica sustentable?

  • Formular y definir un marco de licencia de desarrollo sostenible para operar destinado al sector extractivo.
  • Emprender el análisis de las deficiencias de la licencia de desarrollo sostenible para operar.
  • Transparencia y rendición de cuentas.
  • Planificación integrada del desarrollo para la minería.
  • Aprovechamiento de los recursos minerales para apoyar el desarrollo diversificado.
  • Cooperación reforzada entre países exportadores e importadores.
  • Debatir y examinar medidas prácticas para mejorar la arquitectura de la gobernanza internacional de la minería y el desarrollo sostenible.

 

Post Your Thoughts