El sector minero en Chile durante la Covid-19

mineria-chile

 

Uno de los países de América Latina más potentes en cuanto a minería se refiere es Chile. Es el líder mundial en producción de cobre y el segundo de litio. Sin embargo, como no podía de ser de otra forma, la nación andina también se ha visto golpeada por la crisis sanitaria causada por la Covid-19. ¿Qué tal si repasamos la actualidad del sector minero en Chile durante la pandemia?

Las empresas mineras de Chile han asumido una posición conservadora en términos de inversión y ventas con la idea de mitigar los efectos de la pandemia durante los siguientes meses. Por ejemplo, las mineras de cobre han reducido su producción debido a las medidas restrictivas tomadas para frenar la rápida propagación del virus.

«Con el paso de los días, se ha migrado desde entregar información acerca de la enfermedad y medidas preventivas hasta la paralización de proyectos en ejecución. Inclusive, ya se contempla disminución en la producción en algunas compañías», dijo la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), según Reuters a principios de abril de 2020.

Las grandes empresas han reducido de forma temporal el número de trabajadores en sus minas, llegando a un descenso de entre el veinticinco y el treinta por ciento. Otras, sin embargo, han paralizado proyectos tanto de ampliación como de mejora. A su vez, algunas firmas de la mediana y pequeña empresa minera –golpeada duramente por el débil precio global del cobre– se han visto obligadas al cierre temporal de sus operaciones. Veamos algunos ejemplos.

 

«Pero no todo es oscuridad. También hay rayos de luz para la esperanza. Cuando la pandemia pase, habrá que trabajar para llegar a las buenas cifras previas»

 

Antofagasta Minerals ha informado de una reducción de gasto de capital de mil quinientos a mil trescientos millones de dólares tras suspender la expansión de la mina Los Pelembres durante cuatro meses, como mínimo. A principios de abril, la compañía paralizó los acuerdos de expansión con el objetivo de asegurar un salario mínimo mensual de al menos quinientos mil pesos (US$587) a aproximadamente dos mil trabajadores afectados.

Por otro lado, la australiana BHP ha corregido la estimación de gasto de capital y exploración para 2021 a una cifra inferior a la actual, de alrededor de ocho mil millones de dólares. También revisará el cronograma de expansión de la mina de cobre Spence, ubicada en el norte de Chile, cuya primera producción puede retrasarse hasta principios de 2021. Y el mismo camino podría seguir la puesta en marcha de la planta desaladora.

Teck Resources –con sede en Vancouver, Canadá– también ha reducido los costos para el 2020 y ha retirado su proyección anual para el año en curso. «El efecto general en nuestro negocio dependerá de la rapidez con la que nuestros sitios puedan normalizar sus operaciones de manera segura, y de la duración del impacto en nuestros clientes y en los mercados de nuestros productos, lo cual desconocemos por el momento», señalan en un comunicado. La minera canadiense también ha suspendido la construcción del proyecto de cobre Quebrada Blanca Fase II.

Pero no todo es oscuridad. También hay rayos de luz para la esperanza. Y es que todo esto pasará y cuando la pandemia pase, habrá que trabajar para llegar a las buenas cifras previas. Y es que la actividad minera en Chile subió casi un diez por ciento (9,9 %) interanual en febrero, debido a un mayor procesamiento de cobre en un repunte del sector justo antes de la expansión del coronavirus.

«El índice de producción minera creció como consecuencia de la mayor extracción de cobre, a raíz de una baja base de comparación registrada en febrero de 2019, causada por una menor ley de mineral (calidad del cobre en la roca) y por factores climáticos que obligaron a paralizar algunas faenas», ha explicado el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Esta cifra sirve para apreciar la recuperación del sector experimentada tras el fin de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, que propició fluctuaciones en el precio del cobre durante todo el 2019. Habrá que regresar a esa recuperación tras el paso de la Covid-19 por el país andino.

 

Post Your Thoughts