El niobio y el litio lideran la minería en Latinoamérica

toro-liti-niobio-mineria-pasado-img

 

Industrias como la tecnológica o la aeroespacial codician minerales como el litio y el niobio. Minerales que están ligados de forma intrínseca a la minería en Latinoamérica. La exportación de materias primas es uno de los pilares de la economía de esta zona del planeta. La región se mantiene como una de las principales reservas mineras del mundo, con una participación destacada en minerales metálicos como el litio (61 %), más conocido como el «oro blanco», el cobre (39 %), el níquel (32 %) o la plata (32 %).

Sin lugar a dudas, la minería de Latinoamérica tiene la mente centrada en dos minerales clave. Tanto el niobio como el litio son esenciales para el desarrollo de sectores emergentes de la llamada cuarta revolución industrial con el desarrollo de las nuevas tecnologías y la automatización de los procesos como ejes fundamentales. Para el año 2050, la demanda de estos minerales estratégicos crecerá mucho, según el Banco Mundial (BM), destacando la subida del litio (965 %), el grafito (383 %) y el níquel (108 %).

 

Niobio, cambiando la historia de la automoción

Para hablar de niobio hay que viajar a Brasil, país que posee casi el noventa por ciento de las reservas mundiales. Un mineral que se utiliza para hacer el acero más fuerte y ligero y que puede transformar la historia de la automoción y la industria aeroespacial. Su producción se concentró en 2017 en los estados brasileños de Minas Gerais y Goiás.

La Companhia Brasileira de Metalurgia e Mineração (CBMM) lidera la producción de niobio en el planeta. «Descubrimientos recientes muestran que los óxidos del niobio permiten cargar baterías de litio en solo 6 minutos, lo que podrá provocar una revolución tecnológica con su implementación en vehículos automotores», afirma el presidente del Consejo de Administración de la CBMM, Pedro Moreira Salles, en declaraciones recogidas por el diario La Vanguardia.

Gracias a este material, los expertos creen que se acelerará la transición de los vehículos movidos por combustibles fósiles a vehículos eléctricos, sin gases contaminantes. Para ello, la CBMM firmó en 2018 un contrato con Toshiba para el desarrollo de baterías de litio que usan ánodos de óxidos de niobio y titanio. Con este acuerdo la previsión es lograr una inversión de algo más de siete millones de dólares para la construcción de una planta piloto en Brasil que produzca estas baterías.

 

Litio, uno de los reyes de la minería

En cuanto al litio, las mayores reservas mundiales se encuentran en el Salar de Atacama, situado al norte de Chile. Sin embargo, no es el país número uno en la producción puesto que Australia le arrebató esta posición en 2018. El litio es un mineral básico para la fabricación de baterías en los teléfonos inteligentes, tabletas y vehículos eléctricos.

La regulación chilena tiene declarado al litio como mineral estratégico y por ello sus derechos de explotación están limitados a dos empresas. Esto ha propiciado que el país pierda competitividad en la industria del litio frente a otras naciones como Autralia y Argentina, tercer productor mundial y que cuenta con casi cuarenta salares en diversas fases, desde la exploración inicial hasta en etapa de construcción.

Se prevé que Argentina alcance en 2024 exportaciones de litio por 1.200 millones de dólares. «Los presupuestos exploratorios para el litio aumentaron más del 900 por ciento en los últimos tres años», dijo a Efe la secretaria de Política Minera de Argentina, Carolina Sánchez.

Además de Chile y Argentina, Bolivia se suma al carro del litio y cuenta con proyectos estratégicos cuya inversión global –asociada a la explotación del citado mineral– se aproxima a los cinco mil millones de dólares.

 

Lucha contra la minería ilegal y búsqueda de la sostenibilidad

«Si bien la creciente demanda de minerales y metales constituye una oportunidad para los países en desarrollo ricos en minerales, también representa un desafío. Sin prácticas mineras climáticamente inteligentes aumentará el impacto negativo de las actividades mineras, lo que afectará a las comunidades vulnerables y al medioambiente», alertó el Banco Mundial en la primavera de 2018.

Y es que el impulso de estos nuevos minerales en las regiones de Latinoamérica convive con otros fenómenos históricos como el de la fiebre del oro, ligado en ocasiones con la minería ilegal. Este tipo de minería supone una amenaza para la naturaleza, especialmente para la Amazonía de Brasil, donde la extracción sin normativa hace grandes estragos en el medio ambiente.

 

Post Your Thoughts